Seguidores

15 marzo 2017

15 Marzo

El deshielo.

14 julio 2016

Gepe - Punto Final (video oficial)



Cuando la carne se te pone de gallina como si fuera la primera vez.



Gepe.

Punto final.



12 julio 2016

You made my day

Una melodia
llora
Una melodia
llora
Una melodia
recuerda
Una melodia
llora
Una melo
recuer
Una mel
rec
Una m
re
llora

11 julio 2016

El viejo castor

Leyendo a Quebert.
A Goldman.

07 julio 2016

Las ramblas de madrugada



A veces me pregunto donde esta ese que fui.
Supongo que en algún rincón olvidado donde se mece tranquilo.
Ahora llueve sobre las tejas.
Se marchitan los recuerdos que creíste imborrables.
Se desdibujan las caras.
Se resiente la memoria.
Te esfuerzas en un último intento por rescatar los números.
El primer compañero que se va a la guerra.
Trescientos cuarenta y dos mil quinientos veintisiete.
Se debe escribir así el numero veintisiete.
No tengo ni eso claro.
Se resiente, se marchita.
Se ensombrece.
Se va, se va.
Como aquella canción horrible.
Vuelve sobre ti.
Vuelve sobre la aurora.
Vuela por encima del mar hasta llegar a aquella sombra de lo que fuiste.
Recuerda.
Recuerda, haz el esfuerzo.
Cierra los ojos y atrápate.
No te dejes escapar.
Coge esta última brizna de ti en el otoño de tu vida.
Aun quedan un par de estaciones.
Recuerda.
Aun queda noche y día.
Aun quedan ginebras en verano.
Risas de soslayo.
Aun queda hacer el amor.
Oler a crema
Aun queda.
Aun queda respirar libre.
Correr sin miedo.
Gritar, joder, gritar.
Aun queda vibrar en un concierto.
Aun queda una nueva película.
Una nueva obra de teatro.
OBRA de teatro.
Majestuosa, divina.
Aun quedan macarrones y arroz al horno.
Y aun queda esa mecedora que se agita en el estanco.
El olor a tabaco en la trastienda.
La calle empinada hacia los naranjos.
Aun queda esa calle antaño infinita y ahora poblada de rotondas insipidas.
Aun queda el sol.
El estío.
La luz.
El color.
El aplauso.
La vida.

18 junio 2016

Youth


Breve recuento sobre la felicidad en pequeñas dosis:



  • Poner los pies sobre el sofá verde viendo El Precio de la Historia.
  • Nadar sin guardarme nada una piscina de 9 metros.
  • El olor a romero.
  • Los sábados por la mañana con el portatil en la cama.
  • Despertar los lunes sabiendo que amo lo que hago.
  • Amanecer y cogerle la mano.
  • Comer en la mesa baja.
  • Escribir
  • Escribir, desnudarme, borrarlo todo y no recordarlo.
  • La primera cerveza del viernes.
  • Jugar al trivial.
  • El Mual
  • Azahar
  • El salón de actos vacío.
  • La N8 llena de vida.
  • El momento antes de estrenar.
  • La sala zen
  • Aterrizar
  • Rocky
  • Silbar El Padrino al bajar las escaleras
  • Acabar un diseño nuevo.
  • Publicar
  • Presentar
  • Hablar en inglés
  • El arroz al horno de los domingos
  • Que estés a mi lado.


31 marzo 2016

Por ti

Por ti,
las Ramblas de madrugada,
las noches en Malasaña,
el Carmen,
la Eliana,
y agosto
en el FIB.

#LHR #porti

22 julio 2015

Robson st.

Cómo cambian las cosas
como ha cambiado todo
como se abren mis ojos...

y todo lo que sigue,
que ya lo sabéis.

Aquí estoy,
a mis 21.40
tus 6.40 en alguna parte.

Viendo desde este piso 30,
como un barco mercante
amenaza con amanecer
surcando el Pacifico.

Huele a brisa,
y suena una canción de The Cure
que creo una vez me hizo llorar.

La carretera ya no espera,
ni esas luces que parpadean
al horizonte,
un paraíso de perfil serrado
y un mapa de colores
que me recuerdan
aquella palabra
que acaba en icidad.

17 julio 2015

30000 ft

Si ocurre lo inevitable
buscadme aquí,
y en cada uno de mis textos,
encontraréis
todas las piezas que os faltan
para acabar el puzzle.

para que lxs vírgenes aprovechen el tiempo


Para que los vírgenes aproveche en el tiempo,
y un poema de Kitting se pierda en alguna nube cerca del alba,
para que los tristes vaivenes de mis yemas siembren frágiles
aquellas raices de pino que no recuerdo donde fueron plantadas.

Y entonces sea esta la última vez que teclee estas palabras inundando de dolor
puede que ser que no signifique nada
que todas mis equivocaciones no estaban justificadas
que fui malo creyendome inmortal del mismo modo que fui bueno
sin pretender serlo.

Por que siempre, una vez  más, y todas las que hagan falta
la poesía no basta, pero redime a esta alma que implora
respuestas,
que implora no caer todavía,
pues son muchas las palabras que quedan
por perderse en este
rincón escondido.

El temblor de mi voz,
un disfraz,
la falsa sonrisa,
el pelo cano que aflora y el tiempo que pasa
y yo negandome a entender que
aquellos tiempos no volveran.

Que la vida, como el tiempo,
no espera
Que el amor, como el tiempo,
no espera.
Que las oportunidades, como el tiempo
no esperan.
Que aquellas rampas de Plateau de Beille,
buscan otros heroes,
buscan otros gritos,
buscan otro aplauso.

Que aquellas rampas de Plateau de Beille,
no quieren excusas,
sólo otra pedalada,
directa
a la meta.


11 julio 2014

.

.

12 abril 2014

Meses en blanco



Vuelvo, y vuelvo por la necesidad de seguir expresandome, de arrojar mi dolor inhumano en letras y poder despegarme de todas ellas, como solía hacer. Siempre lo he dicho, uno escribe cuando algo le duele, uno no escribe cuando la felicidad recorre todos los poros de su cuerpo, no tiene tiempo, es innecesario, uno escribe para explotar por los dedos, para no fingir, ni mentirse. Uno es lo que es cuando escribe sin miedo, y por eso vuelvo, para vaciarme, exprimirme sin temor a nada. Este soy yo, otra vez, un mes de abril despues de demasiados años, aun buscando respuestas en lugares equivocados.

20 septiembre 2013

El día del juicio final.



Es cierto eso que dicen que al final el tiempo pone a cada uno en su lugar, aquí estoy yo en mi lugar. Al lugar donde me arrojaron todas mis mentiras y mis mierdas. Aquí estoy olvidado en una esquina marchita donde la música no alcanza a sonar. Aquí estoy yo a meses de distancia de un beso frío en una habitación al otro lado del río Loira. Tu y yo. Los castillos a lo largo de miles de mostos insípidos y unos caballos que relinchaban a lo lejos. Morirte y volver a empezar, cuando todo daba igual. A toda velocidad sudaba sin piedad, reía al fingir que sabía como escapar. Y no importa nada más. Mis manos no temblaban al verte pasar. Tu barba no pinchaba cada rescoldo de mi alma. Tus manos pequeñas no inquirian, no fingían. no miraban con supremacía lo que tus pasos no llegarían nunca a soñar. Podría decirte cosas que nunca creerías. Te desnudaría en aquella calle de casa bajas y tranvías, te haría el amor, te besaría las costillas, el cuello. Recordaría lo que es amar de verdad. Lo que es volver a casa y no querer llorar. Lo que es ser feliz sin buscar motivos en cualquier lugar.

31 mayo 2013

Beaulieu


Sin darme cuenta peino canas. Peino distancias. Peino recuerdos y lagrimas. Peino tus manos en la cama. Para algunas cosas me he hecho mayor. Al menos ese tipo de mayor en el que no me siento reflejado y arrastro como un fantasma que no se va. Es curioso como puedes convertirte en lo que nunca deseaste sin apenas darte cuenta. Es una metamorfosis lenta, que pasa desapercibida, y te va cubriendo anhelando la oportunidad de empujarte al espejo que refleje en lo que te has convertido. Sin darme cuenta peino canas, y son grises como grises tengo el alma por las noches cuando nadie me acompaña. No pedía tanto. Sigo sin hacerlo.

23 marzo 2013

Volver


Como una maldición gitana se desperazaba, se agitaba, se erguía sobre un temor que no había padecido en sus años de vida. Sus lustros, sus sueños, el peso de sus uñas ardiendo en sus dedos. Su barba, sus gestos, y esos pantalones quieto sobre sus tibias. El olor a fuego, a quemado, a mentira matizada, a caduco juego roto, a infame quiebro, a desdén del anhelo de una sábana salpicada de errores.

Algún día tal vez alguien entienda, el dolor de mi ojo izquierdo, el temblor de mis manos, el tambaleo constante, el alcoholismo, la mentira, el porqué. El porqué de tanto daño inmerecido, el porqué de hundirme solo en esta esquina donde nadie recuerda. El porqué de ser un suspiro de un año que no ha existido, un recuerdo imborrable escrito a lápiz una mañana de 1996 con Leonardo en la tarima. A veces desaparecer no es suficiente castigo. Siempre hay un escalón mas abajo. Un vuelta de tuerca más y soportarlo es posible únicamente tiñendo de agria el alma y exigiéndole cada vez menos a una vida a la que perdiste la cara.

22 enero 2013

Tres



Exilios voluntarios que acaban en odio y tragedia. En odio sobre todo y en tragedia forzada. Los barracones abandonados a las fueras de la ciudad, donde cantaban divas gordas y mal maquilladas son parte de un recuerdo borrable.
Aparcar el coche en doble fila para subir y comerte a besos. Cenas a medias y siestas con prisas. Las meriendas en teatros inclinados, olvidados. Los viajes inesperados. El temblor de tus manos. Tus dedos finos. Tus ojos. Lo que queda de una traición imperdonable que no cicatriza.


17 enero 2013

No sé de que manera podrían volverme a arrebatarme todo lo que que considero importante... pero seguro que existe alguna manera.

Lo peor no es no vencer nunca, es perder siempre.

28 diciembre 2012

Culpable



Se fue. Se fue y  busco otro lugar. Siempre crece dentro de ti, y no lo sabes, va creciendo esa oscuridad sin que te des cuenta y cuando al final te percatas es demasiado tarde. Ya se ha apoderado de ti y no hay vuelta atrás. El dolor, el duelo, el luto se ha denostado. Ya no queda nada de eso. La gente quiere ir rápido, follar rápido, beber, fumar, tocarse, y vuelta a empezar.

Solo queda ese olor a incienso y jengibre, a tos enferma, a cama sudada, a moho, a cesped recien regado, a azahar, a mierda.


No existen las palabras adecuadas, ni las palabras ni los gestos. Todo duele, cualquier gesto, mirada, es desproporcionado el dolor, y la muerte se aleja calle abajo. Nada importa cuando el dolor te inunda y el mundo se ha detenido mientras los demás te señalan con el dedo. Te juzgan, te someten. Entonces te estremeces, exhalas algo ininteligible, lloras, gritas, gritas sin aliento. Rompes el suelo. Lo golpeas, te destrozas, te hieres. Mas tarde finges. Finges que no importa. Que no duele. Que no pasa nada. Pero esa cicatriz esta ahi, escondida, otra mas. Porque el amor no existe, y si existe, yo no lo veo en ningun lado. En ninguno.


26 diciembre 2012

Diciembre


Ya no nos queda ningún Diciembre juntos,
tampoco disfrutamos ninguno.

Nunca supimos como era ese olor a leña
en la chimenea de mi pueblo,
ni frotarnos los pies bajo la mesa camilla.

Nunca te cogí las manos frías
para meterlas tras mi sueter de lana,
de renos y copos de nieve.

No me sonreíste a la luz de esas velas,
que alumbraban el comedor,
con mil platos en la cocina,
y la luna llenando el patio de casa.

No. Nunca disfrutamos Diciembre.
No supimos lo que era.
Pasó y no lo vimos.

Y, ahora, te escribo marchito
en este rincón,
que no conoce el amor,
pero aún lo anhela.





mfr.
James Leer.
Diciembre 2012.

15 diciembre 2012

15 de Diciembre


Arco iris dobles matinales. Lluvias intermitentes. Yo calentando mi cama. Acariciando mis sábanas. Solo. Aislado. Olvidado de todo.