Seguidores

21 mayo 2009

Perfect Time

Nunca estuve seguro,
de si volver o quedarme atras,
ese futuro tan incierto,
que solo da tumbos y tambalea.

Me agitan,
me gritan y dan patadas
a los cajones del vestibulo.

Ahora,
en este rincon marchito,
de palabras a medias,
de verdades incomprendidas,
de deseos insatisfechos,
de abrazos y mimos,
de sofas a media noche...


el reloj da la hora,
mientras me recuerdas que
alguien escribio mal
el numero romano del cuatro.

Y tintinea la voz de la
dulce Natalie en el televisor
que olvidamos a apagar.

Y gotea el grifo de
la cocina que nunca supimos
arreglar.

Y debajo de la manta,
nos contamos esos secretos
que solo la noche permite
desvelar.

Y las hadas de la noche
vienen a visitarnos.
Y por fin algo magico
ocurre despues de tanto
tiempo.

Que no sos vos,
que soy yo,
como puedes aun dudar,
de cual es mi destino.

E hicimos el amor,
bajo la atenta mirada,
de aquellas gotas de agua,
de los imprecisos numeros romanos del reloj,
y de la dulce,
dulce Natalie.

3 comentarios: