Seguidores

13 julio 2009

Lunes 7.44 AM

Basta.
El verano parece que ya pasa.
Y no habrán tostadas en hoteles lejanos.
Ni barcos prestados en cualquier playa del Mediterraneo.
Basta.
No habrán tampoco amaneceres calidos.
Ni gélidos anocheceres en desconocidos lugares.

No habrán siquiera nuevas personas ni nuevos sentimientos.
Solo este cemento absurdo que se camufla y disimula.

Esta ciudad de hielo que se resiste en parecer mediocre.
Mediana.

Un sol que asoma cada mañana sobre rostros insomnes.
Sobre vulgares almas que parecen empujadas por la inercia.

¿Cuándo perdimos el norte?
¿Cuándo?

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar