Seguidores

28 septiembre 2009

24 septiembre 2009

El poema mas triste del mundo

Empezaria hablando de Paris,
de la Gare du Nord y la triste
silueta de aquella foto azul
que languidecia en mi fondo de escritorio.


Deberia tambien, recordar Broadway,
el mismo que anunciaba con grandes letras
la muerte de John Kennedy hijo,
en un avioneta no se donde.


Pero quien soy yo,
en que me he convertido,
que son todas estas palabras que no hacen
sino esconder y tapizar lo que antes fluia
como la lluvia de Septiembre.



Ahora cae a cantaros y descontralada,
la lluvia ya no lo es, es un triste castigo
que anuncia sin piedad la llegada de un duro invierno.


Mas informados que nunca en la historia,
y mas perdidos. Tan perdidos que la gente,
en los autobuses, mira al vacio sin encontrar nada.

Un triste ronrroneo de un autobus descorchado,
un antiguo desempleado cambiando de marcha gran via abajo.


Y solo puedo recordar a Gil de Biedma
infinitas veces, o el libro aquel dedicado,
que una estanteria deje olvidado.

El sofa duro y rojo donde me quede dormido.
El ron de un jueves que sabe amargo como el fuego.

Las oportunidades perdidas,
mi yo, mi ser.
Mi carpe diem. Mis cultura de tele, de cine comercial.
De Whittman por Robin, de Tirone por James.
De Michael dandole a la tecla guardar.

Mi yo , mi ser. Los pupitres vacios y el agua estancada
Ese olor a cesped y pared recien pintada.

Esas casas de sabado noche, los viajes en coche
direccion sur o norte.
Los naranjos cercanos a mi pueblo, sus casas
y los cirios quemando la calzada. El puesto extinto
bajo la lluvia.

Ya no quedan vendedores que soporten tal penuria.
O la calle empinada por la que subiamos a la Alcudia
y sabia que me esperaria fuego y turrones.
Y mi tia Julieta con la boca temblando y Rosendo a su lado,
callado. Elegante.


No quedan tan lejos esos dias de vino y rosas,
de ceniceros impolutos, de sueños enteros.

No quedan tan lejos y añoro no dar marcha atras en mas de una cosa,
en mas de cien.

Donde estoy yo, mi ser, mi carpe diem.
En que momento tome el rumbo equivocado.

En que momento me desdibujo como aquel retrato en Montparnasse
que nunca acepte pintar.

En que momento elegi el camino equivocado, que tan lejos
me lleva de casa.


La vida no es sueño.







07 septiembre 2009

West Side Story

Era lo suficientemente pequeño para que ahora no logre recordar que edad tenia entonces, y lo suficiente mayor para no creerme pequeño.
Pero la verdad es que decir a que edad fui acompañado de mis padres, unos amigos de ellos y su hija Ana a ver West Side Story al teatro Principal, seria demasiado arriesgado.

Sabia que no me iba a gustar desde el primer momento, el teatro era algo que no tenia nada que ver conmigo, era algo lejano y distante. Era algo que no entendia. Seria tios fuertes moviendose en el escenario de manera ridicula y palabras que no entenderia, creo que esa era la idea que llevaba.

En ningun momento oi la palabra Musical, algo que ahora parece va unido a la palabra de teatro-espectaculo. Y es una formula que se agotara pronto, al menos la de verdadera calidad. Ahora surge teatro musical de debajo de las piedras con obras cada vez mas inverosimiles.

Pero fui, a regarñadientes y posiblemente cogido de la mano de mi madre e igual de posible fue que me sente al lado de Ana, una historia que mas adelante acabaria en tragedia.

El musical comenzó y terminó, y yo solo recuerdo dos cosas. La primera que sali fascinado y la segunda , la escena de Tony recogiendo cajas, unas cajas rojas y preciosas, subiendolas de arriba a abajo, ordenandolas, perfectas.

Ahora ya sé que aquella escena es la previa a la de Could Be...Who knows y ahora practicamente me se a la perfeccion el orden de la obra ,sus personajes y sus giros.
Sus guiños a Romeo y Julieta y su final distinto. Como diria Natalie en Beautiful Girls... en version dislexica.


Ahora mas de 10 años despues de acudir a aquel espectaculo que me cautivó , tengo la responsabilidad de hacer honor a mis horas "perdidas" delante del televisor viendo la primera escena de la pelicula sobrevolando Manhattan. Un DVD que debia estar quemado de las veces que la puse solo en partes, a trozos.


A veces siento que tengo una cuenta pendiente con mis padres y sobretodo conmigo mismo, siempre me quede en el que pudo ser y pocas veces he llegado a ser.

Han sido tantas cosas a medias, tantas... Este pequeño paso y humilde debe quedar perfecto y fascinar y sorprender, no debe quedarse en las bambalinas de un espectaculo teatral aficionado porque en absoluto lo será.

Otros a los 24 ya pisaron otras grandes escenas. Y otros aun andaban como yo , dando tumbos, buscando un lugar.

No pienso dejar nada a la improvisación. Las mejores cosas salen cuando se hacen de corazon y de corazon he hecho mis mejores cosas.
Aquellas que hice sin miedo y sin malas ideas.

Todo vuelve se empeña Elena en decir. Y que razon tiene. Todo vuelve, y para mi y de manera premeditada este West Side Story que estoy seguro calara hondo en el fondo de nuestros corazones.