Seguidores

24 septiembre 2009

El poema mas triste del mundo

Empezaria hablando de Paris,
de la Gare du Nord y la triste
silueta de aquella foto azul
que languidecia en mi fondo de escritorio.


Deberia tambien, recordar Broadway,
el mismo que anunciaba con grandes letras
la muerte de John Kennedy hijo,
en un avioneta no se donde.


Pero quien soy yo,
en que me he convertido,
que son todas estas palabras que no hacen
sino esconder y tapizar lo que antes fluia
como la lluvia de Septiembre.



Ahora cae a cantaros y descontralada,
la lluvia ya no lo es, es un triste castigo
que anuncia sin piedad la llegada de un duro invierno.


Mas informados que nunca en la historia,
y mas perdidos. Tan perdidos que la gente,
en los autobuses, mira al vacio sin encontrar nada.

Un triste ronrroneo de un autobus descorchado,
un antiguo desempleado cambiando de marcha gran via abajo.


Y solo puedo recordar a Gil de Biedma
infinitas veces, o el libro aquel dedicado,
que una estanteria deje olvidado.

El sofa duro y rojo donde me quede dormido.
El ron de un jueves que sabe amargo como el fuego.

Las oportunidades perdidas,
mi yo, mi ser.
Mi carpe diem. Mis cultura de tele, de cine comercial.
De Whittman por Robin, de Tirone por James.
De Michael dandole a la tecla guardar.

Mi yo , mi ser. Los pupitres vacios y el agua estancada
Ese olor a cesped y pared recien pintada.

Esas casas de sabado noche, los viajes en coche
direccion sur o norte.
Los naranjos cercanos a mi pueblo, sus casas
y los cirios quemando la calzada. El puesto extinto
bajo la lluvia.

Ya no quedan vendedores que soporten tal penuria.
O la calle empinada por la que subiamos a la Alcudia
y sabia que me esperaria fuego y turrones.
Y mi tia Julieta con la boca temblando y Rosendo a su lado,
callado. Elegante.


No quedan tan lejos esos dias de vino y rosas,
de ceniceros impolutos, de sueños enteros.

No quedan tan lejos y añoro no dar marcha atras en mas de una cosa,
en mas de cien.

Donde estoy yo, mi ser, mi carpe diem.
En que momento tome el rumbo equivocado.

En que momento me desdibujo como aquel retrato en Montparnasse
que nunca acepte pintar.

En que momento elegi el camino equivocado, que tan lejos
me lleva de casa.


La vida no es sueño.







1 comentario: