Seguidores

07 octubre 2009

T'e.

Ya no dependo de mi,
ni siquiera sé,
si alguna vez lo hice.

Pasaban las horas,
tristes y solas,
y me acompañan ya
donde quiera que esten.

En ese lugar prohibido,
que tantas noches
me ha desvelado.

El ruido marchita mis
esperanzas,
el miedo paraliza mi
cuerpo.

Sólo me queda el amor
de quien en verdad me quiso.

Sin reproches, sin titubeos,
sin malas caras.
Hasta aqui hemos llegado.

Ha sido,sin duda,
un precioso camino.

Buen viaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario