Seguidores

30 noviembre 2009

Cae el telón




Quizá como este es mi unico lugar del mundo donde me siento incoscientemente a salvo aqui pueda por fin chillar el tremendo placer que sentia al actuar. Echo de menos el escenario, el escenario con esa mascara que podia hacerme volar llorar o reir sin ningun miedo. Es curioso. Basta que cambien las luces para que esa sensacion tan necesaria cambie y se torne en un mero tramite.

Presentar una obra de la que uno se siente padre y guardian es algo extraño. No se como sentirme , creo que me autovaloro y me autocomplazco y los demas solo me asignan un rol para su propio beneficio. Una persona que asigne papeles que reparta guiones que te haga lucir como una estrella. Alguien cercano y de confianza pero una cercania y una confianza que no va mas alla de ese anhelo.



Mas alla de divagaciones inoportunas y de una discrecion que al fin y al cabo este rincon tampoco me ofrece, ya que se que tampoco tardara mucho en que alguien conocido llegue hasta el.

La obra de este año es una pequeña maravilla en sus pequeños detalles. Es una pequeña maravilla porque cuando nadie decia que se podia cantar yo dije que si. Y ahora todo el mundo se atribuye el merito.

Ahora sinceramente, y sin egos, sólo quiero pasarmelo bien y disfrutar. Esta vez si es mi ultima obra ese escenario del que disfruto ininterrumpidamente desde el año 98
han sido 11 de años de una evolucion personal que creo que se queda corta. Ha habido la evolucion logica de una persona en las etapas de su vida, pero me falta adquirir una madurez que veo que otros de mi edad ya gozan , ya sea porque su carrera no les ancla de la manera que lo hace conmigo o porque tuvieron mejor suerte.

Soy un juguete del destino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario