Seguidores

18 julio 2010

Los limones

El otro día
jugaban los niños,
en circulos dando palmas.

De la misma manera,
que yo las daba,
hace 15 años o más.

El mismo cesped,
la mismas canciones,
el mismo arbol con su sombra.


Ahora era yo el de la mochila
con la brujula rota,
era yo su "Toni" su "Andres"
su "Yolanda".

No se si algun dia recordaran
mi nombre,
si veran repetir las mismas canciones.


He perdido mi don,
mi don para describir cosas
que otros simplemente observan,
no puedo levantar ni mi alma
fatigada, como voy a levantar
otras aun mas lejanas e incomprendidas.

Ha caido el peso sobre mis hombros,
y he decidido rendirme sin darme cuenta.
Soy un títere autómata que es lo que critica.

Los niños no lo saben,
son pequeños.
Cuesta hacerles sonreir sinceramente.
No son tontos, ninguno . Todos sienten,
y todos esperan.
Y si solo pudiera cambiar a uno,
o solo uno me recordara,
¿seria ya un exito, o realmente no existe futuro,
y estamos abocados a conformarmos con ver
nuestro pasado repetido incesablemente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario