Seguidores

28 agosto 2010

cv-0510

Tal vez llegues aqui
buscando una respuesta,
y la unica es
que tengo miedo.


De perderte,
de no saber hacerlo.
De cometer un error
que ya no tenga remedio.


Prometi ser sincero,
y hasta donde te doy
es todo lo que puedo.
No hay nada mas alla.
No hay mas secreto.


La carretera
de vuelta es larga,
y en ti parece
que solo existe ese
inanimado olvido.


Esa indeferencia
anodina, ese gesto
torcido de nada.
Pareces de hielo.


Tengo miedo.
Tengo miedo y necesito
una habitacion a solas.
Una cama de tacto suave.
Un poema inesperado.

Necesito anocheceres
de luna tibia
y lejana
sobre ese mar que
se difumina desde tu ventana.

Necesito que funcione,
que esta espera
de dolora sinceridad
no naufrague en un mar
de reproches y rencor.


No lo soportaria.
Moriria seguramente
y mi corazon malherido
buscaria un destierro
que pide hace tiempo a gritos.




El tiempo pasa,
ya no importa.
Las promesas se las
lleva un viento caliente
que agota nuestras ganas
de verano.

La playa ya esta vacia,
llueve a las afueras
de la ciudad que despierta
letárgica de un sueño
que siempre se hace corto.

Pesan los ojos,
nos miramos en el espejo
y entendemos que la vida sigue.
Que la carretera vuelve
rumbo a casa.

Todo se recoge
y queda calmado.
Justo en el momento antes
que el ajetreo y la
vulgaridad cotidiana
tome las calles.

Y tal vez,
dentro de muchos años,
recordemos esto como aquella
mano furtiva que no hay mes que
no recuerde.
Tan prohibida como magica,
tan nimia y brutal.

Dime si eso no es amor,
un amor que es tan real...


que tengo miedo
De perderte,
de no saber hacerlo.
De cometer un error
que ya no tenga remedio.

1 comentario:

  1. vuelta a casa... :)
    sin altea y sin el pueblo...
    fue guay.

    ResponderEliminar