Seguidores

09 agosto 2010

Postales de

Ya no recuerdo aquel amargo sabor a absenta,
ni bebo hasta morirme.
No sabría hacerlo de nuevo.
Y me contengo como un anciano anclado en su mesita de noche.

Mi madre y mi abuela ven pasar el verano
desde las sillas de mimbre de siempre,
Pepito vino para recordarme su nombre
y acentuar mis miedos.


Mi padre gruñe en su mesa de siempre,
y mi hermana va y viene, insomne,
con una voluntad que a veces me cuesta
entender y aceptar.

Y recuerdo el consejo que me dio
Naranjos abajo y yo hice oidos sordos.

¿Cuanto hace de aquello?

¿Los mismo cinco años de siempre
a los que rebobino cuanto trato de recordar
tiempos mejores?


Desde un sofa vacío y sin curry,
me miro en un espejo destartalado.
Ni siquiera la cerveza sabe igual.
algo esta cambiando.

Dylan debió pensar algo parecido,
pero bastante mas tardes,
en ese tiempo en que las cosas
deben empezar a pensarse.

La calle Castroviejo languidece,
marchita y expectante,
y Felipe II descansa
señoría entre tanto pobre.


Suena una pelicula al fondo
de este acantilado de mampostería
mi ordenador sufre
y yo cada vez que golpeo las teclas.


Hay una ventana que me acecha
incesablemente inconstante
luz encendida y apagada a ráfagas,
tal vez preguntandose que coño hago aqui.

Deberia hacerme la misma pregunta,
irme a dormir,
chillar como siempre y dejar pasar otro dia.


El otro me llamaron guarro,
tal vez bien merecido.
odio mi pasado pero lo peor es que
no volveria para cambiarlo.

No sabria ni podría.
Cada vez soy mas lo que escribo,
y menos lo que imagino.

He perdido todo rastro de bondad,
solo soy miedo camuflado.

Ahora un grillo chirria
como si en ello le fuera la vida,
y el sonido de la pelicula que viene
de la oscuridad cada vez parece mas cerca.


Estas cosas solo pueden ocurrir
en noches de verano,
de calma total y paz absoluta,
en las que esa falsa sensacion de libertad
nos envuelve.

Quiza sea mejor asi.
Todos nos merecemos noches asi.

Ahora divago,
y me acuerdo de ti.
Y tu tratas de pensar que
yo no existo.


Necesito Gaztambide,
y calle Tiro, necesito
Caravaca y un 15 de Marzo
por la mañana.

Necesito a Juanma en el banquillo.
A willy comiendo valencianas.
Al padre de Juan
hablando de debe y haber.


La vida deberia ser una noche de verano
continua, aunque es cierto eso que dicen,
que entonces no sabriamos valorarlas cuando lllegan.

No lo sé. Y cada vez me importa menos.
Ahora que todo ha quedado mudo y los
perros ladran montaña abajo.

Es un buen momento
para parar de pensar.
Tomar un respiro. E intentar simplemente
respirar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario