Seguidores

28 septiembre 2010

casualidades, dejadme en paz

Parece que la ciudad no duerme,
al menos no un martes en la calle la Paz.

Cruzandome con mis pasados y mis
recuerdos,
con gente en bici clavando puñales,
mama sin manos, mama sin dientes.

Y después de él, tú, como si
"destino" fuera un guionista
desalmado y sin corazon.

A mi ya no me sorprende nada,
apenas me hace daño.
Y, ante eso, y salvo estas lineas,
de mi sólo notaras la indiferencia
de quien esta vacio.

Un alma en pena que no puede
reírse de las casualidades
que le brinda la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario