Seguidores

18 octubre 2010

Los lunes no existen, son los padres

Bendito lunes y benditos emails amenazando
con tener que pagar cosas prestadas de antemano.
Es curioso como un viernes , cuando todo debería ser perfecto,
la cosa se tuerce y uno se queda dudando.

Y un lunes , de esos de tostadas aprisa,
puede convertirte en el hombre mas afortunado.
Esa felicidad tipo anuncio de evax, con la gente saltando y corriendo,
con colores y grandes telas , por una césped
de dios sabe donde.

Moto arriba moto abajo.
Y unos divisores Wilkinson
que deberían ser parte ya de la familia.
Al fin y al cabo en Gante
era todo tremendamente extraño
y aqui suena familiarmente cercano.
Mariano y su bata blanca. Sus gafas de siempre
y el pelo algo mas cano.

-¿Dónde vas? Estoy aqui
-Me voy a clase.
-Tienes 25 años y vas a clase...
-Gracias, yo también te quiero.



-¿Dónde estas?
-En el Hall.
-No! Sal fuera, edificio nuevo.
-Vale, salgo.

Moto arriba moto abajo.

-¿Qué tal Miguel? ¿Cómo vas de lo tuyo?


Moto arriba. Moto abajo. Y el hombre gordito de chaqueta verde,
que tanto mi madre como yo apreciábamos sin mutuo acuerdo.
Y nos reímos el dia que por fin lo compartimos.

¡Benditos lunes!
Y benditas playas de Noviembre,
y Corte Ingleses un martes de mañana.

Estar en el sitio menos adecuado a la hora mas indicada.
Sin prisas sin atropellos, con la gente sólo mirándose a la cara.

Y mi tio lejano, Paco, explicándome las ventajas de vivir en un pueblo
Y la manera simpática que tiene de decir "crompar".



¡Bendito Lunes!



3 comentarios:

  1. Me gustan tus entradas, gracias por pasar por mi blog y dejar un pequeño rastro de miguitas hasta aquí. Me quedo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. "Con la gente sólo mirándose a la cara". Qué genial.

    ResponderEliminar
  3. Está bien empaquetar el pasado en porciones individuales.

    ResponderEliminar