Seguidores

26 noviembre 2010

Enroque

Antes , cuando tenía que elegir entre mi instinto y mi responsabilidad no tenía ninguna duda. Más que nada porque el tiempo que pasamos intentando tomar decisiones se convierten en un tiempo malgastado que no volvera... es una absurdez tirar lo poco que nos ha sido dado.
Ahora cada vez me planteo más donde esta el limite de los instintos, si los años deben apagar ese impulso fugaz e irrefrenable por hacer algo que la gente tacharia por lo menos de "raro".
Tengo miedo de que esa supueste responsabilidad de la que debo ser partícipe mitigue lo mas salvaje y mas primitivo de mis sentimientos. Dónde de verdad soy feliz. La vida no se planifica, ni se ajusta.

No queda tanto para tu décimo aniversario.
Te necesito en aquella casa que rezaba "Quatre Cantons".

No hay comentarios:

Publicar un comentario