Seguidores

10 noviembre 2010

Contra James Leer

De qué sirve, quisiera yo saber, echarte de menos
creer que fuiste importante en mi vida
que tus poemas absurdos llenarían páginas.
Que esa estúpida pose y don aires
desgastarían las mas inteligente de las sonrisas.


Te acompañan enfermeras en los hospitales,
llenas de hastío ante tanto lamento.
El alcohol que llenó tus venas es un triste
final que te dejó sin aliento.

¿Donde están tus pullas y tus brincos ahora?
¿A quien impresionaran tus cabriolas?
Eres una sombra de lo que nunca fuiste.
Una caricatura ridícula que sobrepasa
el esperpento.

Si te vieran tus familiares orgullosos,
con esas medallas y las palmadas al hombro.
El primero de la familia, el más atento.
Verás que lejos llega. Y se despiden
con pañuelos blancos desde la salida.

Ahora todo esta cambiado, nada tiene
un valor autentico, y tú, mírate,
te has desgastado de tanto darte.
¿Porque no pensaste un poco en ti?
¿De verdad la querías tanto?

Y aun sabiendo la respuesta
disimulas como un gato,
cabeza abajo, te alejas,
volviendo a tus lugares de siempre,
con esa gente insustancial y triste.

A compartir lo que tan poco necesitas
y te importa.
Vuelves a esos libros que corrompen
tu espíritu. Y buscas la mejor de las
excusas para no salir corriendo.

Hazlo ahora, valiente,
en vez de tanta pantomima.
Sólo eres unos esbozo, de algo
sutil , futil y breve.


Da pena ver como quemas el
tiempo entre lamentos
en vez de poner un remedio
que haga lo que siempre supiste
e hiciste creer.

Aún es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario