Seguidores

29 abril 2011

I WILL

Pero aun quedan cosas buenas, cosas como un violinista en el tejado, que se resiste a caer, pese a ser consciente de la gran fragilidad sobre la que nos balanceamos. Cuando todo parece infinito un dia, y en un instante puede no volver a ser lo mismo nunca mas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario