Seguidores

12 junio 2011

LA TRISTURA




Somos vencejos y debemos volar sin detenernos porque el mundo nos ha prometido que nuestras patas se quebraran cuando nos posemos


Cuando escucho algo así,
y veo que estoy tan lejos,
de escribir algo tan sublime,
sólo puedo compartirlo.

1 comentario: