Seguidores

05 junio 2011

Me bebo mis ganas de besarte.
me bebo tus miradas huidizas
tus palabras con trampas,
tus gestos anversos.

Me bebo mi amor propio,
mi orgullom,mis sueños,
me vendo en una barra
donde olvidaron mi nombre.

Y confunden el ron cola
con la palabra hola.
Soy invisible,
bajo las luces rojas.

El ruido me aparca
cuando subo la rampa
y mi alma se queda suspendida
en este dolor ininterrumpido.

El final no esta lejos,
y me dirijo a él con miedo.
Superponiendo imagenes,
callando, dándome,
fingiendo
que lo inevitable no ocurre,
ni llama a mi puerta
sin respuesta.

2 comentarios:

  1. No bebas tanto, que después no te acuerdas... si lo inevitable es, efectivamente, inevitable, sólo queda esperar.
    maravillosas palabras.

    ResponderEliminar