Seguidores

23 agosto 2011

todas mis palabras.

En agosto las calles de Valencia estan templadas,
nadie se conoce en las esquinas,
en la Gran Vía brotan bancos desconocidos,
ausente e implacables, enmudecen al peatón.
Mi madre, a veces , me habla de métrica,
sabe que algo tramo, y el caballero de Olmedo está
en mi mesa, reclamando que de una puta vez coja
mis sueños con ambas manos.
Se me presenta un futuro incierto,
de dudas, y baches, pero yo siempre supuse ser optimista.
Recuerdo, hace años, yendo en el coche de Laura o Waldo,
convenciendoles de la necesidad de no rendirse nunca,
me llamaron loco, y yo no fingia.
Montanejos arde en mi cara, y esa agua fría que se clava
y luego se calma, los gitanos dan palmas, y los pinos
apenas me cubren de sombra.
Toni se lia un pitillo, Alex, Sara, fuman.
Mireya ríe. Borja y Helena se abrazan.
Yo miro, cojo mi vaso rendido, bebo,
observo a los niños, y el triquini rojo impecable
de esa adolescente.
Es una niña jugando a ser mujer.
En la carretera, de nuevo, la música ruge,
canciones de épocas pasadas. Grupos que ya no existen.
Que soñaron ser dioses. Son pistas rayadas en un
Ford del 97.

En agosto las calles de Valencia estan templadas,
nadie se conoce en las esquinas,
espio tu casa desde mi ventana,
las luces estan apagadas, las persianas bajadas.
El silencio me recubre, me amamanta,
desluce mi trágico final.
Y me refugio en Lorca,
en mi sueño de nuevo.
Mi desvelo me estruja,
me ama, me dice te quiero,
mi desvelo cruje mi alma.

Nadie me ha puesto ningun obstaculo,
son mis palabras, no tu,
son mis sentimientos
los que me anclan,
es mi miedo absurdo a fracasar,
a no dar la talla.

En agosto las calles de Valencia estan templadas,
nadie se conoce en las esquinas,
y te echo de menos,
rotundamente de menos,
y no quiero no echarte de menos,
quiero que sea asi siempre,
necesito que ocupes esa parte,
que nadie mas que tu,
y solo tu,
entiende.

1 comentario: