Seguidores

24 diciembre 2011

James W. Leer

Tengo 6 minutos exactos para escribir este post. Es el tiempo exacto que los macarrones que acabo de echar en agua hirviendo tarden en hacerse. Y es el tiempo que necesito para describir este desanimado desasosiego e infame felicidad sin sentido. Debo escribir rápido mientras suena el sobrevalorado Guincho en youtube. No te vayas a China que alli no tienen cortinas. Y debo hacerlo aparte del condicionante de la pasta en ebullicion sino por mis visiones constantes de dedos paralizados que cada vez son mas frecuentes. Es un hecho físico no psicologico. Se estan deteniendo a una velocidad lo suficientenmente pausada como para aceptar lo que esta por venir. Entonces entendereis de que hablo. Y todas estas palabras sí serán de verdadero dolor. Mientras tanto Amin estará con uno de esos cuentos desplegables que tanto le gustan esperando a Papa Noel y Mar estará jugando con su hermano Jorge. Son mis preferidos. Y no deberian serlo, tal vez porque que sean mis preferidos es lo facil. Son los buenos, los que se portan bien. Los obedientes y listos. Y por eso son mis preferidos. Demasiado facil.
Y debe ser lo unico fácil en mi vida. Porque todo lo demas son trabas y puertas cerradas. Son trabajos en aulas que olvidé que existian. Es una ironía volver a aquel edificio que me vio nacer como Universitario. No lo se. Esta noche es noche buena, y Silvia solia cantar eso mientras subia las escaleras a la izquierda del bancal de la casa de mi abuelo. Si , ese del que tanto hablo. Y ahora me fundiré en mi destartalado coche de nuevo. Buscando refugiarme donde cada vez estoy menos escondido. Y alli alcanzar algo de fe mientras se consumen los ultimos segundos de espera.

3 comentarios:

  1. Lo mismo digo.
    PD:¿quien se marcha a China?

    ResponderEliminar
  2. "te mueves sin sombrilla paseando por la orilla"

    veeenga pero si lo difícil le da emoción a la vida (por lo menos a la mía) :)
    P.D: ¿al final se te pasaron los macarrones?

    ResponderEliminar