Seguidores

26 diciembre 2012

Diciembre


Ya no nos queda ningún Diciembre juntos,
tampoco disfrutamos ninguno.

Nunca supimos como era ese olor a leña
en la chimenea de mi pueblo,
ni frotarnos los pies bajo la mesa camilla.

Nunca te cogí las manos frías
para meterlas tras mi sueter de lana,
de renos y copos de nieve.

No me sonreíste a la luz de esas velas,
que alumbraban el comedor,
con mil platos en la cocina,
y la luna llenando el patio de casa.

No. Nunca disfrutamos Diciembre.
No supimos lo que era.
Pasó y no lo vimos.

Y, ahora, te escribo marchito
en este rincón,
que no conoce el amor,
pero aún lo anhela.





mfr.
James Leer.
Diciembre 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario