Seguidores

28 diciembre 2012

Culpable



Se fue. Se fue y  busco otro lugar. Siempre crece dentro de ti, y no lo sabes, va creciendo esa oscuridad sin que te des cuenta y cuando al final te percatas es demasiado tarde. Ya se ha apoderado de ti y no hay vuelta atrás. El dolor, el duelo, el luto se ha denostado. Ya no queda nada de eso. La gente quiere ir rápido, follar rápido, beber, fumar, tocarse, y vuelta a empezar.

Solo queda ese olor a incienso y jengibre, a tos enferma, a cama sudada, a moho, a cesped recien regado, a azahar, a mierda.


No existen las palabras adecuadas, ni las palabras ni los gestos. Todo duele, cualquier gesto, mirada, es desproporcionado el dolor, y la muerte se aleja calle abajo. Nada importa cuando el dolor te inunda y el mundo se ha detenido mientras los demás te señalan con el dedo. Te juzgan, te someten. Entonces te estremeces, exhalas algo ininteligible, lloras, gritas, gritas sin aliento. Rompes el suelo. Lo golpeas, te destrozas, te hieres. Mas tarde finges. Finges que no importa. Que no duele. Que no pasa nada. Pero esa cicatriz esta ahi, escondida, otra mas. Porque el amor no existe, y si existe, yo no lo veo en ningun lado. En ninguno.


3 comentarios:


  1. ''Solo queda ese olor a incienso y jengibre, a tos enferma, a cama sudada, a moho, a cesped recien regado, a azahar, a mierda.''
    Sublime, aunque podría buscar muchos más adjetivos, sublime le viene como anillo al dedo.
    Leeré más, ya que me has enganchado solo con el primero. :3333333
    Besos, desde http://22manerasderompermeelcorazon.blogspot.com.es/
    (Si tienes un momento, un rato, un instante, un segundo; entra, y me harías un poco más feliz.)

    ResponderEliminar
  2. Wow hermosa entrada, sublime sin lugar a dudas... cuanto detalle y cuanto corazón! Gracias por estos escritos, por dejarnos contagiar de tantas palabras y tanto sentimiento. Sabes, al leer, siento que estoy contigo, y estas con muchos ahora, ese es uno de los placeres de la lectura, y del ejercicio de tener blog, todos estamos tan cerca y la distancia parece no existir.

    Saludos y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. En ninguno...

    Valeria Morrison

    ResponderEliminar